fbpx

Principales diferencias entre divorcio y separación

Muchas veces caemos en el equívoco que estos 2 conceptos significan lo mismo, y no es para nada así. Cuando nos preguntamos que diferencia existe entre estas 2 figuras, debemos de tener presente que la principal diferencia radica en que la separación conlleva la interrupción legal de hacer vida en común de los cónyuges, pero no finaliza el matrimonio. Es decir, las dos personas siguen casadas y no pueden volver a contraer matrimonio, pero están legalmente separadas.

En un momento, tan delicado como es el de la ruptura de una relación, casi todos tendemos a creer que la única opción que existe es el DIVORCIO, y ciertamente no es la única alternativa, ya que desde un punto de vista legal se puede escoger por la SEPARACIÓN. Tan claro es esto, como que la ley española las recoge a ambas en su Código Civil.

Os citamos una serie de diferencias y de similitudes que intenten dejaros más claro cuál es la situación en cada caso:

  • El divorcio permite a los cónyuges volver a contraer matrimonio nuevamente con terceros, mientras que la separación no lo permite, ya que sigue vigente el vínculo matrimonial entre partes.
  • Tanto en caso de separación como en caso de divorcio no se puede heredar (salvo que haya testamento), es lo que se conoce como “la legítima”.
  • La separación, al provocar el cese de la convivencia tiene efectos de carácter patrimonial y personal, y conviene recordar que para que se produzca legalmente debe de venir acompañada de una sentencia judicial.
  • Tanto en el divorcio como en la separación se producirá la separación de los bienes y, en caso de estar casado en régimen de gananciales, su disolución.
  • En la actualidad se pueden producir un divorcio sin antes haber estado separado, y decimos en la actualidad, porque en el pasado, un matrimonio debía separarse previamente antes de poder pedir el divorcio, pero la Ley 1/2005 modificó ese supuesto.
Comparte esta publicación:

Escribir un comentario

Facebook
Facebook
LinkedIn